Historia

Por tradición familiar, toda mi vida he estado vinculado al negocio del pescado, hasta que decidí emprender la apasionante aventura de la restauración, quien sabe si para alcanzar el eslabón definitivo que pone en la mano del hombre las entrañas mismas del mar.

Favorecida sin duda por el buen viento LA TRAINERA halló su amarre en el castizo varadero madrileño de la calle Lagasca. Hoy me siento como un verdadero marino de tierra adentro, que simplemente ha sabido recoger el oloroso sabor de la costa.

Desde 1.966 hemos llevado desde los distintos puertos pesqueros hasta Madrid el mejor pescado y marisco para que nuestros clientes disfrutaran de una magnifica gastronomía sin salir de la ciudad.

Hoy día, el reconocimiento de todos nuestros clientes en estos años, me llena de orgullo y en nombre de todo mi equipo, les doy las gracias por tantas satisfacciones compartidas.

Miguel García Gómez.